Colegio de Odontólogos de Venezuela, rechaza , práctica ilegal de instalación de brackets

Caracas, 23 Nov. AVN .- La instalación informal y empírica de ortodoncia, conocida coloquialmente como brackets, no sólo podría ocasionar enfermedades e infecciones bucales, sino que afectaría directamente al sistema estomatognático (conjunto de órganos que se constituyen entre la cabeza y el cuello) que generaría graves consecuencias al sistema nervioso central. 

La explicación corresponde al presidente del Colegio de Odontólogos de Venezuela, Pablo Quintero, quien este martes rechazó categóricamente la práctica ilegal, improvisada y sin ningún tipo de supervisión sanitaria de instalación de brackets, que ocurre con frecuencia en algunos centros comerciales y lugares públicos como bulevares y terminales. 

“Estas instalaciones se están realizando sin ninguna contraloría. No sabemos de donde provienen los materiales que utilizan, además instalan los aparatos con la llamada “pega loca” eso es alarmante y sumamente contradictorio para lo que es la higiene bucal”, destacó. 

Quintero indicó que tanto el Colegio de Odontólogos como la Sociedad de Venezolana de Ortodoncia han enviado comunicaciones y solicitudes a la dirección de Contraloría Sanitaria del Ministerio del Poder Popular para la Salud, de las cuales esperan pronta respuesta y aplicación de la normativa sanitaria. 

Asimismo, exhortó al Indepabis a aplicar medidas de control debido a que el servicio de la medicina, en una de sus ramas especializadas, está siendo “cruelmente mercantilizado”. 

El presidente del Colegio indicó que han recibido denuncias en cuanto al uso de utensilios sin ningún tipo de esterilización ni patrones de seguridad sanitaria. 

“Se están realizando estos procedimientos al aire libre, sin ningún tipo de bioseguridad y hay que alertar que un tratamiento de ortodoncia mal realizado puede causar movilidad dentaria y puede causar, incluso, pérdida de piezas dentales”, señaló Quintero. 

Además, sostuvo que como grave consecuencia se podría generar una reabsorción ósea que podría convertirse en un problema grave de salud bucal. 

Quintero hizo un llamado a los padres y representantes a ser conscientes en autorizarle a sus hijos la instalación de este tipo de “aparatos bucales”. 

Consideró que más allá de un requerimiento estético y de sanidad bucal, es una especie de moda impuesta que podría desencadenar un problema de salud público en la juventud venezolana.